• ampans@ampans.cat
  • 938 272 300

Más de 50 años comprometidos con las personas con discapacidad intelectual

Trayectoria

ampans

Una buena idea siempre nace de la propia experiencia. En 1965 un grupo de padres y madres de hijos con discapacidad intelectual se unieron para defender los derechos de sus hijos. Con el fin de visibilizar los mismos y luchar para su plena integración, nació la Asociación Manresana de Padres de Niños Subdotados, que en 2010 se transformó en Fundación AMPANS.

 

ampans

ampans

ampans

ampans

ampans

ampans

ampans

ampans


En 1965, cuando no había ningún recurso para las familias de hijos con discapacidad intelectual en Manresa y la Cataluña central, 10 padres manresanos se unieron para formalizar una asociación que permitiera a sus hijos tener un futuro digno. Formalizaron unos estatutos con una aportación a fondo perdido de 10.000 pesetas cada uno y crearon AMPANS. En una calle llamada entonces Héroes manresanos y con la colaboración de tan sólo dos monitoras, comenzaron a dar forma al proyecto social que conocemos hoy día.

En el número 8 de la calle Cintaires de Manresa se puso en marcha la primera aula para alumnos con necesidades educativas especiales. La escuela como tal abrió puertas en 1969 en la calle Fonollar, y en los bajos del edificio se instalaron unos talleres de artes gráficas que significarían el inicio de la inserción laboral de las personas con discapacidad intelectual.

Otro momento histórico transcurrió en 1973 con la donación de la finca de Santa María de Comabella (Santpedor) por parte de la familia Payàs Puigarnau. Para financiar el traslado a la finca, se organizó la campaña Sol de Amor a Comabella, que tuvo un amplísimo apoyo en Manresa y el Bages, con la colaboración de miles de personas, empresas y entidades. Fue la campaña más grande de la historia de la entidad que culminó con un encuentro en Comabella los días 18 y 19 de octubre de 1975. Reunió 30.000 personas, una cifra increíble en cualquier evento popular. Aún hoy mucha gente recuerda el "Sol de Amor" como un evento que permitió el traslado definitivo a Comabella.

La capacidad de la finca permitió a AMPANS dar un salto cualitativo en la atención y los servicios y, progresivamente, estos terrenos acogieron la nueva escuela, los talleres, la residencia Julio Payàs, el Garden, el centro ocupacional La Llum y los servicios administrativos de la entidad.

En 1985, otro gran paso. La apertura de los primeros hogares, en la calle Zamenhof de Manresa. "Tenemos muy claro que todas las personas sin distinciones tienen derecho a tener una casa donde sean queridos y respetados" decía un documento de la comisión de hogares-residencia, un servicio pionero que ha llegado a nuestros días como un ejemplo de vida integrada en los barrios que nos acogen en Manresa, Sant Joan de Vilatorrada, Sant Fruitós de Bages, Santpedor, Súria y Sant Salvador de Guardiola.

En 1987 nació el Esplai San Rafael con el objetivo de encontrar un espacio adecuado para la celebración de actividades de ocio, especialmente durante los fines de semana.

En 1993 AMPANS cumple otro gran logro, la residencia Julio Payàs para personas con necesidades de apoyo extenso, un equipamiento público que se construye en los terrenos dados de Santa Maria de Comabella, y con el que la entidad completaba la atención en el ciclo vital de las personas con discapacidad intelectual.

Dos años después, en 1995, abría puertas Floriplant (actualmente Garden AMPANS) uno de los centros emblemáticos de la inserción laboral, y tres años después, se pondría fin a una de las campañas más importantes que ha llevado a cabo la entidad, las campañas de recogida de "L'ampolla i el paper" que había significado una de las principales fuentes de financiación de la entidad y un gran movimiento de voluntariado. A lo largo de 25 años la campaña no sirvió sólo para recoger toneladas de vidrio y papel, sino que asentó los valores de la solidaridad y la generosidad entre los ciudadanos. Poco después de finalizar la campaña, AMPANS se iniciaría en la recogida selectiva, tarea que continúa ejerciendo hoy en día.

En el año 2000 entra en funcionamiento un nuevo servicio, el Centro Ocupacional La Llum. En 2004 se impulsa el programa de Apoyo a la Autonomía en el propio hogar, y un año más tarde se abre una residencia para 30 personas adultas con discapacidad intelectual y trastornos de conducta en la torre modernista Els Comtals, de Manresa.

Mientras, y ante la necesidad urgente de dar atención residencial especializada a niños con pluridiscapacidad, AMPANS pone en marcha un piso en la calle Alcalde Armengou de Manresa para niños y jóvenes con discapacidad. Le seguirían otros dos proyectos, el Turó y La Caseta, en Pineda (Sant Fruitós de Bages), que están en funcionamiento desde 2008 y 2009 respectivamente.

En 2007 AMPANS produce su primer vino tinto de la finca Urpina, una donación de la familia Vila-Isern con dos hijos adultos con discapacidad intelectual. Este será otro punto de inflexión de la entidad porque el terreno y la ubicación de esta finca le permitirá crecer con un nuevo equipamiento para personas adultas y el posterior desarrollo de un proyecto agrosocial basado en la vendímia, y, desde 2015 también ganadero, con una granja de cabras y una quesería.

Otra gran oportunidad a la inserción laboral es el restaurante Canonge, inaugurado en 2008 en el centro de Manresa, y reorientado en 2012 con el apoyo del chef amigo de AMPANS, Nandu Jubany.

En diciembre de 2015, la entidad vio acreditado su modelo de gestión con el sello 500+ EFQM, entrando a formar parte de un grupo muy reducido de entidades y empresas referentes de las organitzaciones excelentes. Ese mismo año AMPANS celebró su primer medio siglo de vida con la celebración de un exitoso programa de actos que reunió a miles de personas en sus eventos.

Con Pep Guardiola, amigo de AMPANS, la entidad llenó a rebosar el teatro Kursaal de Manresa y transmitió su labor a través del testimonio de personas usuarias, familias, trabajadores y voluntarios. Acogió el programa "El Suplement" de Catalunya Ràdio con Sílvia Cóppulo, con más de 300.000 oyentes, y cerró la celebración el 9 enero de 2016, con una red humana de más de 40 metros de altura, en la Plaça Sant Domènec de Manresa, con la Fura, protagonizada por las personas de AMPANS.

El 2016 también inauguró una segunda residencia en Comtals para personas jóvenes con trastornos de la conducta, hizo entrega del VII Premio de Invtesigación, y convocó el III Congreso estatal sobre Alteraciones de la Conducta.

La historia de AMPANS, con más de medio siglo de vida, es el ejemplo de lo que se puede llegar a conseguir con amor, esfuerzo, coraje y solidaridad. Una historia que un grupo de padres comenzó a dibujar y que con su ingenio y tenacidad se va haciendo realidad. Un proyecto abierto a la sociedad, con vocación de servicio y que impulsa la transformación social.

 Junts fem futur!

    

 

 

 

Aquest lloc web utilitza cookies, tan pròpies com de tercers, per recopilar informació estadística sobre la navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Per a més informació consulti la nostra Política de privacitat.